PENUMBRA: EL SILENCIO QUE NECESITABA

Lejos de la distorsión, de la voz gutural y letras enérgicas que caracterizan la propuesta de la banda Athica, el músico George Barroso ofrece con su disco http://iloveskate.net/tag/julian-davidson/ Penumbra un momento de paz. Foto: Toby Mandala. Foto de portada del disco: Alfonso Chung.

La noche es una engañosa compañía cuando las nubes de lo incierto levitan sobre la ciudad. Desde hace semanas, las calles descansan de nuestro frenesí, los columpios solitarios en los parques se mecen con la brisa y las luminarias ya no alumbran nuestros pasos, sino que despejan la vista desde las casas, para que sirvamos de centinelas de la desobediencia. Ahora no renegamos de la vagancia hogareña, sino del que se atreva a retarla, cometiendo la osadía de circular por las calles sin necesidad. Pero ahí siguen, lumbreras blancas y doradas, intercaladas con el pulso histérico de los televisores.

La ciudad duerme en silencio cuando todos nos refugiamos en nuestras madrigueras. Pero el ruido a nuestro alrededor no cesa. El estruendo del caudal de datos que inundan la mañana y la noche, el crépito de la respiración cuando esperamos esa pequeña rama de olivo que nos alivie la pesadumbre de la indigestión numérica; nos aferramos a cualquier buena noticia, el trago no pasa sin ellas; las fechas se emborronan, cuesta decir qué día es. Cuesta creer que estamos iniciando un año.

Entre decretos y consejos, algún sabio recuerda que somos más que carcasas consumidoras de almidón e historias de Instagram. Nos habla de la salud mental, la menos respetada. La misma pantalla que recomienda evitar excesiva información, aturde a los “amables televidentes” con un cerro de esta. Se entiende que unos opten por desconectarse de la realidad. Vivir en ignorancia y oscuridad es riesgoso, pero podemos lastimarnos con demasiada luz. Cubro las lámparas con telas que disimulen el insomnio, cuidando que el manto de la medianoche no me aturda frente al teclado.

Escribir es un solaz, un refugio donde el modo realista del cerebro se apaga y entra solo la sensibilidad por lo bello, donde solo se llora por una melodía y los párrafos no necesitan referencias bibliográficas. Por estos días, las letras se prestan de emisarias de la tragedia. La música rara vez cumple esta sombría tarea. La escritura y su dicotomía: te abofetea con la verdad y te embelesa con una fantasía. Por algo envidio a los músicos. No prestan sus guitarras para transmitir tragedias ni calamidades. En el peor de los casos, acompañan la tristeza cuando nadie está cerca.

La austeridad es la nueva moda. Hacer mucho con lo poco es un talento. La vida como la conocemos está temporalmente suspendida. Ahora toca hacer lista de lo esencial, lo imprescindible y, si cabe, un pecadillo. Abunda la necesidad de crear con lo que se tiene, maximizar el uso de los elementos y, en una alquimia forzosa, satisfacer nuestras citadinas exigencias. Crear algo que nutra, que sea hermoso en su esencia, sin complementos excesivos y que aporte a una nueva apreciación por la vida.

cheap viagra with priligy Emblema nacional – George Barroso es el fundador y guitarrista de la agrupación Athica, quienes hicieron un papel magistral representando a Panamá y Centroamérica en el Wacken Open Air 2019. Foto: Toby Mandala.

George Barroso hizo precisamente eso con una guitarra, un shaker y su recorrido de veterano. El líder de la agrupación de death metal Athica disfruta compartir en sus redes las sesiones de comunión entre su silencio y la guitarra. Lejos de la distorsión, de la voz gutural y letras enérgicas que caracterizan la propuesta de la banda, el músico ofrece con site de rencontre ado celibataire gratuit Penumbra, su disco de solista, un momento de paz que estaba destinado a su lanzamiento, a finales de marzo 2020, en plena hecatombe mundial.

De las experiencias con Athica, atesoro la de haber tratado a sus integrantes por separado, en especial a George. Tomar posturas en cuanto al trabajo de los artistas tiene un precio, y gracias a su ejemplo de seriedad en cada tarea como músico, productor y crítico, siento más confianza para utilizar una moneda de poca circulación en estos tiempos de redes y medios digitales: la honestidad. George no es tímido en sus opiniones, espera siempre el mejor desempeño de los músicos con los que trabaja y de los que escucha en eventos y presentaciones.

Es probable que George sea uno de los pocos músicos panameños que pueda darse el lujo de sacar un disco tan bien elaborado con la sobria cantidad de elementos utilizados. Guitarrista impecable y al mismo tiempo, apasionado. Basta con escuchar cualquier pista del álbum de Athica, rencontre coquine dammartin Decimation, para entender el nivel con el que el músico trabaja el sonido de sus guitarras. Lejos de la distorsión, es evidente su amor por la guitarra acústica y por crear música con sus propias manos, en una especie de “one man band”.

Decantarse por un álbum instrumental es un osado experimento en estos tiempos. La poca paciencia auditiva del público (e incluso de la misma escena musical, como descubrimos al invitar en vano a algunos músicos para esta reseña) hace que muchos esfuerzos artísticos queden en el olvido o se pierdan en un playlist que se comparte sin ser escuchado.

Sin embargo, George Barroso merece una medalla a la creatividad. Gracias a su aprecio por el arte de la fotografía, apostó por un diseño de portada para su álbum, casi imposible de resistir: unos ojos profundos mirando fijamente al espectador, en un hilo de luz que adorna la oscuridad del fondo. Con ellos escudriña lo que a voces tememos, lo que en secreto anhelamos. Sus ojos son la penumbra, y a través de su música nos invita a descansar en esa interfase entre angustia e indiferencia.

El arte se apoya en el arte – Portada del disco Penumbra. El fotógrafo Alfonso Chung trabajó junto a George el concepto visual, inspirado en la estetica noir de los años cuarentas y cincuentas, en las que, según el propio Chung, “el cine jugaba con las sombras e iluminación para componer maravillosos escenarios”. Para esa foto se utilizó un rollo Ilford hp5 400 b/w, y una cámara Mamiya rz67 pro II con objetivo 105mm 2.8.

Por el artista, para el artista: Reseñas del disco PENUMBRA

El primer trabajo solista de George es una respuesta directa a su audiencia, dejando clara su calidad de compositor en varios ámbitos musicales y sus destrezas de productor estudiado. El disco se centra en un sonido acústico instrumental de ambiente, perfecto para escuchar mientras se realizan diversas tareas. El tema que me llamó la atención fue Viajero sin Destino, que tiene una influencia de delta blues muy marcada, específicamente de la región de Mississippi, con un giro moderno en la producción. Es un trabajo completamente diferente a lo que hace en Athica. El consumidor de este disco no necesariamente será metalero, lo cual le abre un mercado nuevo.

– Carlos Shedden (Nightwalkers)

El álbum es muy bueno, apropiado para acompañar ratos de tranquilidad. Se siente claro como George se enfoca en hacer diferentes líneas melódicas y/o rítmicas, dependiendo del tema, las cuales va repitiendo en bucle una sobre otra para variar la dinámica de las canciones. Los temas que más me gustaron fueron Penumbra, Calma, Un mundo nuevo y Viajero sin Destino. Este último me recuerda al intro de la serie Breaking Bad y me hace imaginar escenas de esta como si fuera un video musical en mi cabeza. Es interesante también cómo se enfocó en lo orgánico. Toda la música la hace con la guitarra y pocos elementos, aparte de la sonoridad que producen las cuerdas de nylon a diferencia de las de metal. El álbum es agradable y relajante, una buena opción para despejar la mente.

– Cleveland Beckford (Watch Me Face It y Metalcoat)

 

Al darle play al disco esperaba un disco lleno de distorsión, riffs agresivos de guitarra y ritmos progresivos, como ya nos tiene acostumbrados George con su proyecto principal, Athica. Al contrario de lo que pensaba, Penumbra es una producción minimalista. Todo el disco cuenta con solo cuatro elementos: Una guitarra arpegiada y otra haciendo la melodía principal, acompañada de un shake y un sonido percusivo hecho con golpes en la madera de su propia guitarra, técnica utilizada ya por otros artistas como Jorge Drexler en su disco Salvavidas de Hielo. Penumbra es un disco con mucha influencia de géneros tradicionales. Sus temas, a pesar del nombre que lleva el disco, me llevaron a un estado de paz e introspección. Los dos temas que más me gustan de esta producción son: Cutarra y Aquella que Protege.

-Emilio Cárdenas.

En general el disco me encantó, con canciones cortas pero que te atrapan desde el primer segundo. Cada una con un estilo distinto y a la vez todas tienen la misma identidad. Es difícil destacar canciones del disco, pero si tengo que escoger las que más me gustaron serían: “Cutarra”, “Penumbra”, “Seres Extraños” y “Detalles Que Salvan”. Escogí esas cuatro porque son con las que más puedo identificarme, son más afines a mi estilo de composición. Cutarra es mi favorita de lejos, luego le sigue Seres Extraños y Detalles Que Salvan, que me parece la más hermosa de todo el disco.

– Carlos “Cuatro” Lucero.

LA RESEÑA DE ADULTERIO

Cutarra*

Abre con percusión, perfecto para introducir el álbum a la audiencia. Tema que tiene aires de folclore panameño. Final inconcluso y el tema en general tiene una vibra misteriosa a su alrededor, en especial en el coro.

Seres Extraños*

Suena a música exótica, probablemente india. Invita a la tranquilidad, a la meditación. Es uno de eso tracks que no quieres que se acabe. Sería provechoso tener una versión extendida.

Penumbra

Canción a la que se le percibe percusión extra, elegante, con algo de melancolía y sabor latino.

Calma

Rompe con el ritmo que establecen los primeros tracks. Transmite alegría. Fue buena idea ponerlo en esa posición, para romper con el ritmo.

Viejos Costumbres

Suena a nostalgia, al diario vivir, también lo sobresaliente es que la segunda parte de la canción da esa sensación de estar elevado, algo suspendido para después regresar con el verso a la tierra.

Aquella que Protege

Enternecedor, acogedor, casi maternal. Es el único tema sin percusión y no le hace falta. Se sostiene muy bien con las guitarras.

Un Mundo Nuevo*

Transmite esperanza tras la tormenta. Vienen mejores tiempos, establece y prepara para el siguiente.

Viajero Sin Destino*

Favorito de muchos. Suena precisamente a eso, a un viaje de descubrimiento, acumulando vivencias. Usa slide y puede ser uno de los tracks más movidos del disco.

Detalles que Salvan

Es un track que suena con ambiente por el uso de reverb, efecto que simula un cuarto.

Apenas

Es un track perfecto para finalizar todo el álbum, el concepto definido.

Sobre el álbum: hay cambios de estado de ánimo en las pistas, es música relajante, melancólica y feliz a la vez. Se presta para acompañar historias originales (películas, documentales, etc.). Puedes escucharlo perfectamente haciendo otra actividad. Es minimalista, con pocos elementos, pero muy significativos y bien ejecutados.

Los arreglos son apropiados, precisos para la ocasión, alimentan los temas. El álbum se presta para el diario vivir.

Brillo y Contraste – El trabajo de George Barroso en Penumbra brinda a la audiencia una experiencia contrastante a lo que estamos habituados a escuchar de su trabajo. Foto: Toby Mandala.

Penumbra es un disco necesario. Fuera de la histeria actual, de la avalancha de transmisiones en vivo donde todos defienden la prioridad de aquello que quieren decir, los tiempos de datos interminables exigen que la creación artística tenga momentos donde nadie hable y todos escuchen. Donde nadie se desgrane en párrafos de mártir ni en alabanzas vanas. El arte necesita pausas, espacios de comunión con la obra de los hermanos en armas, y así compartir la llama creadora. La obra de uno es la inspiración del próximo. Este disco debe ser escuchado por todo guitarrista, por todo músico que atribuya su falta de producción a la escasez de recursos o a que no tiene banda, o por el escritor bloqueado que no encuentra otra temática para su nueva publicación. La música suele ser fruto, este disco es un terreno fértil, un colchón mullido para descansar la angustia de mortal y hacer flotar el espíritu creativo al siguiente piso, donde no hay noticias y todos volvemos a abrazarnos.

No esperaba menos de un veterano de las cuerdas cuyo respeto por la ejecución, composición y producción de la música es excepcional. La sencillez de Penumbra deja en evidencia que lo más importante para crear buena música es ser buen músico. Así de simple. Este disco pudo haberse grabado incluso en medio de un apagón. Pudo haber sido gestado en medio de una tormenta, alrededor de una ciudad bulliciosa y parlanchina, donde abundan los que hablan demasiado sin tener mucho que decir. Es el disco que necesita la noche de todo el que no puede dormir, es la pizca de sal que le falta a ese plato de alquimia hecho con las sobras del almuerzo. Cálido como el café matutino o el abrazo de la noche, engañosa compañía cuando las nubes de lo incierto levitan sobre la ciudad.



Deja un comentario